Seguidores

12 abril 2017

Tiempo

Sí me regalases un poco de tiempo, te llevaría a mi lugar favorito, para que notes la brisa del mar, llenando tu alma de paz, esa que pocas veces sentimos.

Si me regalases un poco de tiempo, me perdería en cada una de tus cicatrices hasta encontrar la cura para cada una de tus heridas.

Si me regalases un poco más de tiempo, te llamaría para recordarte cómo de importante eres aunque seguramente tu estancia en mi vida sea pasajera, y aun así seguiría queriendo agradecerte cada uno de los momentos en los que fuimos uno.

Si me regalases una milésima de segundo, te susurraria un "Gracias por ser", porque aunque te lo imaginas, necesito que sepas lo importante que eres.

Si aún quisieras regalarme más tiempo, me arriesgaría a decirte todo lo que jamás dije por temor a lo desconocido o por miedo a perder el control.

Si después de todo esto, me regalases más tiempo, lo invertiría en nosotros.

24 febrero 2017

Supongamos que hablo de ti

Digamos que me gustan tus caricias o la forma en la me miras cuando piensas que estoy dormida. Supongamos que adoro que me mires fijamente intentando adivinar mis pensamientos y que sonrías cuando no puedo soportarlo más. Posiblemente me encanta que juegues con mi pelo o cuando te ríes porque siempre caigo en tus tonterías. Creo que adoro cuando tus manos me despiertan en la madrugada y te siento tan cerca. Hay abrazos que curan heridas, y los tuyos no solo curan las mías, me dan esperanzas de que puedo caminar sin miedo a caer, porque tu seguirás estando cerca. Me encanta que te preocupes tanto por mi, casi sin conocerme y que abraces fuerte mis fantasmas para que ellos sepan que ahora hay alguien más en contra de ellos.
No son mariposas lo que siento cuando no estas cerca, es un vacío que pocas personas pueden comprender. No es felicidad lo que siento cuando tus demonios no te dejan vivir, ni disfrutar este momento. No me siento en paz cuando discutimos porque el miedo te impide ser como yo te veo, o cuando tus fantasmas me echan y me encuentro otra vez al otro lado de tu muro. Quizás pienses que después de todo esto, estoy completamente enamorada de ti, pero, no. No te quiero, pero te necesito.