Seguidores

24 agosto 2017

Cierra los ojos.

Después de tantas despedidas sigo teniendo miedo cada vez que se acerca la siguiente. Sigo esperándote cada vez que mi cuerpo se siente vacío por dentro. No he conseguido conocer a nadie que me quite esta sensación de vértigo.  Quiero poder volver a sonreír como si la vida no doliese. Aún tengo la esperanza de comprobar que si existen los finales felices, pero me desespero en las noches de insomnio aunque escuche a Sabina.
Escribo cuando duermo pocas horas, bebo intentando no pensarte aunque eso me hace recordarte y aún sigue sonando la alarma que me grita: Huye de aquí. Y empiezo a pensar que quizás hay lagrimas que no he aprendido a derramar.
Subo el volumen e intento pensar que mañana todo irá mejor. Pero no. Todo sigue igual.  Sigo disimulando que tu disparo no dolió, pero me estoy desangrando por dentro. Lo más cerca que estuve de superarte, me atraganté con tu recuerdo.

12 abril 2017

Tiempo

Sí me regalases un poco de tiempo, te llevaría a mi lugar favorito, para que notes la brisa del mar, llenando tu alma de paz, esa que pocas veces sentimos.

Si me regalases un poco de tiempo, me perdería en cada una de tus cicatrices hasta encontrar la cura para cada una de tus heridas.

Si me regalases un poco más de tiempo, te llamaría para recordarte cómo de importante eres aunque seguramente tu estancia en mi vida sea pasajera, y aun así seguiría queriendo agradecerte cada uno de los momentos en los que fuimos uno.

Si me regalases una milésima de segundo, te susurraria un "Gracias por ser", porque aunque te lo imaginas, necesito que sepas lo importante que eres.

Si aún quisieras regalarme más tiempo, me arriesgaría a decirte todo lo que jamás dije por temor a lo desconocido o por miedo a perder el control.

Si después de todo esto, me regalases más tiempo, lo invertiría en nosotros.