Seguidores

01 mayo 2012

Dejando marca

Dejando marca

Pinté mis labios, para besar los tuyos, morder tu oreja y dejar marcas en tu camiseta, besar poco a poco tu cuello mientras me dices que te gusta. Notar cómo te excita lo que estoy haciendo, imagino la cantidad de cosas que pasan por tu mente mientras deslizo mis labios por tu cara hasta llegar a su destino. Escuchar como tragas saliva, ponerme un poco nerviosa y susurrarte: disfruta del momento, con la única intención de que me invites a tu cama y jugar suciamente entre las sábanas. Estas tenso, nunca me has sentido así, hoy soy yo la que tiene el control, sabemos perfectamente que es lo que queremos el uno del otro, una noche, solo una noche, hasta que el cuerpo aguante. Me miras fijamente mientras deslizas tus dedos por mi camisa de cuadros, lentamente desabrochas los botones, me besas mientras acaricias mi cuello, y lo único que puedo hacer es cerrar los ojos, dejarme llevar con un suspiro. Besarte suave y lento mientras mis dedos se divierten entre tu pelo para terminar besando fuerte hasta morder labio, hasta que duela, hasta sangrar. Agarrar fuerte tu mano, hasta el penúltimo aliento para poder arañarte la espalda con el fin de dejar mi segunda marca en tu cuerpo, para dejar mi huella y así evitar que olvides lo que ha pasado, aunque solo sea durante unos días. Terminar agotados, apoyarme en tu pecho y notar como tus latidos poco a poco se está normalizando, no lo puedes evitar y con una sonrisa me dices: ¿Repetimos? Mirarte, morderme el labio y volver a empezar.

1 comentario:

Juan Antonio dijo...

Y dejas marca, claro.