Seguidores

02 diciembre 2012

Diciembre y mi cama.


Perdida en una cama revuelta, con los pies helados por esta maldita fría noche de diciembre, no encuentro las respuestas, dime cariño, ¿Qué nos paso? Nunca llega la respuesta, ni tampoco llegan tus caricias, no apareciste debajo de mi ventana con una sonrisa.  Soy una marioneta, mueven los hilos cuando menos me lo espero, pero espera, espera, déjenme desenredar este dolor. 

El primer paso es olvidar  todo lo que me recuerda lo que nos falto por vivir, sé que solo fui esa tonta que creó una bonita historia por culpa de tus detalles, tus miradas, incluso por palabras que se esfumaron, el viento dicen que fue, y solo digo maldito viento, que un día decidió llevarse todo en una tormenta de un mes cualquiera.
   
Guárdame un poco de vida, un poco de aliento para cuando salga de esta cama, aunque mi cuerpo te echa de menos debo salir, no pido que me enseñes el camino, soy una niña impaciente que tiene ganas de caminar, aunque sea sin ti. Entiéndeme no quiero reproches de mi futuro yo, ni mas noches en vela llenas de ¿Por qué? ¿Por qué a mí? ¿Por qué nosotros?  Ni seguir engañándome, porque durante mucho tiempo he intentado omitir lo que sentía, y después de aceptarlo he seguido engañándome, tal vez, por miedo, pero ya no, hoy no,  me di cuenta que no puedo ser feliz si vivo del recuerdo, es hora de empezar con el olvido aunque no me diste tiempo a decirte adiós.

Hoy, intentando huir de mis pensamientos, que no quieren dejarme tranquila, que me llenan de dudas, de miedo, miedo a no poder volver a sonreír y peor incluso miedo de querer.. Es algo  que me persigue en todo momento, aun cuando pienso olvide todo, justo hoy, me pregunto cuantas veces quisiste follarme y cuantas me fallaste.

Eres ese sentimiento mudo por culpa del dolor, mi corazón late fuerte, pero se niega, no quiere volver a sentir, tal vez sea el miedo quien hizo que se encerrara y tirara la llave para que nadie la encontrará, y yo me pregunto ¿Alguien será capaz de encontrarla?.

2 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Querida Jess, no hay cerradura tan segura que no pueda ser abierta por un corazón valiente y decidido.

Me encantó tu entrada. Un beso.

Alex dijo...

Estoy justo igual en estos momentos soy mala consejera lo siento