Seguidores

24 abril 2012

En fin, pensándolo bien ¿ha valido la pena? Dios Santo, como ha cambiado irremediablemente mi vida, siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. He tenido más momentos intensos de los que por derecho me corresponderían, para muchos la vida les pasa de largo mientras hacen grandes planes para ella, a lo largo de mi vida he dejado pedazos de mi corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo, pero fuerzo una sonrisa sabiendo que mi ambición sobrepasaba mucho a mi talento. Ya no hay caballos blancos, ni mujeres guapas en mi puerta.

Visto en : Blow

3 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Por qué hay minutos que jamás acaban de salir por el quicio de las puertas?

Magnífico, Jess.

Kya∇ dijo...

Todo lo que te haga feliz. vale la pena.

Juan Antonio dijo...

Tengo que verla. Gracias!

Y besos.