Seguidores

14 junio 2012

Una noche así, no se olvida.


Una habitación, yo apoyada en la pared, mirándote, seduciéndote con la mirada, mordiéndome el labio intento decirte que vengas a por mí, que ataques mi cuerpo, que me quites rápidamente la ropa , beses mi cuerpo, y lo hagamos en cada rincón de esta habitación. Tú sentado en la cama, con esa sonrisa, dios esa sonrisa, me observas, disfrutas de mi actitud, te tocas la cara, y vienes a por mí, con esos andares que hacen que me derrita, y muerda más fuerte mi labio.  Apartas mi pelo, besas mi cuello y me susurras: ¿Lo deseas tanto como yo? No puedo evitarlo, tengo que hacerlo, y te contesto un: Ni te lo imaginas.

Formas de besar que hacen que mi cuerpo se estremezca, deseos incontrolables, empezar en la cama y terminar en el suelo, con la cabeza apoyada en tu pecho.  No pienso hablarte, prefiero besarte, jugar con la forma de tu cuerpo, sentir placer cuando deslizas tus manos por mi espalda, cuando tocas mi cuerpo como si de un piano se tratase. Desabrochas los botones de mi camisa, mientras me miras fijamente, sonríes al ver el color de mi sujetador. Pinte mis labios de rojo, y elegí el negro para mi ropa interior, colores perfectos que dejan marcas en tu piel.

Acaricias mi pecho mientras me besas fuerte. Tu lengua juega con la mía, golpeo tu espalda contra la pared, cambiamos de posición, rodeo tu cintura con mis piernas mientras seguimos con besos  tiernos, dulces, salvajemente perfectos. Me llevas hacia la cama.  Encima de ti, muerdo tu oreja y tu agarras mi pelo, me dices para, para, pero yo quiero seguir mordiendo, apretando fuerte, bajar, besarte el cuello, seguir por tu pecho, pararme en tu pezón y seguir hacia tu ombligo, detenerme, mirarte y deslizar mi dedo por tus labios y volverte un poco loco al no seguir el camino. Tú encima de mí, acaricias mi cara, me miras con ternura y me besas suciamente. Bajas lentamente la mano y cierro los ojos para disfrutar de tus dedos sobre mi cuerpo. Gozo con cada movimiento, cuando tu húmeda lengua se desliza por mi cuerpo, soy adicta a ese dulce sabor de tus labios, y no puedo evitar morder tu labio como si de un caramelo se tratase. Dejas sin saliva mi boca, pegas tu cuerpo al mío, te mueves lentamente y vas subiendo el ritmo.

Gemidos que excitan y alimentan este dulce placer de tenerte bajo esta sabana, miradas de complicidad, palabras con las instrucciones bien marcadas. Sigues entre mis piernas, aprietas fuerte mi mano, suspiras mientras dejo marcas en tu espalda, apoyas tu cabeza sobre mi hombro y te sorprendo cambiando de posición. Ahora soy yo la que manda, te vuelvo loco con mis movimientos,  tengo que confesar, que me excita notar tus manos en mi cintura cuando estoy encima, disfrutando de tu cuerpo. Nos falta el aire, pero sigue dentro este apetito por tu cuerpo, y peleamos para aguantar un poco más, por repetir hasta apagar el salvaje deseo que nos ha llevado hasta aquí y al final de la noche, tus labios están bien marcados en los míos.  

Me toca ser víctima del deseo, pero soy culpable de querer vivirlo, y no lo niego, me divierto entre tus brazos, disfruto de los suspiros, de ver en tu cara placer y notar tu piel caliente, pero sin prisa por apagarse. Palabras que se escapan de mi boca, te quiero, en mi cama cada amanecer, agotados por las  travesuras que repetimos  en esa habitación de hotel.  Una noche así, no se olvida.

7 comentarios:

Viqqi ~ dijo...

Cuanta pasión en esta entradaaaaaaaaa ! jaja :3 . Me encanta como escribís (: Te dejo un beso divina♥. Te espero en mi blog y te sigo sin duda ! Adios (:

popcorn dijo...

:) escribes increíble! me ha encantado, gracias por seguirme y obviamente te sigo de vuelta!

cuídate, xo.

Magu dijo...

Me gusta muchisimo tu blogsin TODO ES RE LINDO, te sigo, besos :)

SMSC dijo...

Que buenísima entrada chica. Que genial :)

Marina dijo...

Me encantan tus descripciones... Es tremenda.
Y respecto a que me envidias porque me buscase, tengo que matizar que no sé como ves tu lo de buscar... Yo lo interpreto como que con sus ojos me busque a todas horas y me pida perdones aunque sea en silencio.
No hablamos, pero nos vemos cada vez que podemos a lo lejos. Para mi eso fue como si me buscase.
Un beso.

Hollie Deschanel dijo...

Todos disfrutamos de eso, incluso quienes lo niegan.

@RutdeSanz dijo...

Muy bueno me encanta, me hace recordar y pensar bastante o simplemente imaginar.

Me encanta tambien como esta tu blog, parece muy serio pero tras todo ello se oculta una persona con sentimientos bastante grandes