Seguidores

20 septiembre 2012

Carta a un amigo

Lo primero, que sepas que puedes contar conmigo, cuando estés solo y te haga falta un buen amigo, siempre que te duela el corazón como un castigo, mi amigo, te digo que puedes contar conmigo y, la vida pasa, los años pesan, los labios que no se besan no regresan, pero qué más da si es la vida un acertijo sin respuesta y pa' aprender hay que perder lo que se apuesta. Si te mareas nos queda la biodramina, la adrenalina del amor que se amotina, nos queda una canción y un saxofón que desafina lluvia en el corazón y algunos versos de Sabina. Nada de tibia melancolía, no vayas a rendirte todavía, aún queda pan pa' hoy y poesía y unos ojos que han llorado de tristeza y de alegría. Todo lo que quiero es no perder el compás, sonar sincero y ligero como el gas, pedir perdón por lo malo que hice atrás, poder equivocarme una vez más, verás. Todo lo que quiero es ser libre como el jazz, bailar con ella y no perder el compás, vivir mi vida y no la de los demás, poder equivocarme una vez más. 

Lo segundo, tienes que mirar alrededor y luchar por lo que quieres sin temor a la condena, y si mueres, muérete tan solo por amor que morir por otra cosa aquí no vele la pena, no. No te dejes engañar con tanto ruido. Se puede hacerle trampas al olvido, que aquí la vida es simple cuando sabes que no hay suerte, y que ya desde que naces estás herido de muerte, asique... hazte ese porro y dame un calo, que el tiempo es un regalo, aprende de lo bueno y de lo malo, y no dejes de cantar aunque te duela su desprecio, cantar siempre cantar porque la muerte es el silencio, y...shhh no vayas a rendirte viejo amigo, dime porque brindas que yo brindaré contigo, que importa si mañana el cielo estalla de repente, está noche estamos vivos y con eso es suficiente. Todo lo que quiero es no perder el compás, sonar sincero y ligero como el gas, pedir perdón por lo malo que hice atrás, poder equivocarme una vez más. Todo lo que quiero es ser libre como el jazz, bailar con ella y no perder el compás, vivir mi vida y no la de los demás, poder equivocarme una vez más. 

Lo tercero, es que al final desaparece, parece que la pena es inmortal más al final desaparece, se desvanece, como la nieve con la sal, como la lluvia en el cristal cuando amanece y hay que aprender que la vida es como el fuego, sudor y flato, arder un rato y hasta luego, bye bye, el tiempo es una hoguera que agoniza, arde la seda y solo queda la ceniza, hermano. Ya sé que hace daño la tristeza, el desengaño, otoño, la belleza, a veces la verdad está detrás de la corteza, a mi edad el corazón es el que pierde la cabeza, pero es mejor morir que vivir preso, por eso, juégate la vida en cada beso y recuerda, que puedes contar conmigo, cuando la vida te duela aquí tienes a un buen amigo.



Todo lo que quiero es no perder el compás, sonar sincero y ligero como el gas, pedir perdón por lo malo que hice atrás, poder equivocarme una vez más.

4 comentarios:

Taam dijo...

Me encanto, la verdad. Sin palabras me emocione con la letra!

Fiore ♥ dijo...

Es hermoso tu blog

X dijo...

Muy cierta la letra de esta canción, sobre todo "lo tercero". La pena siempre desaparece. :-)

http://atlantis2050.blogspot.com

Bohemia Poeta dijo...

Sharif Awwwwws que decir de él.. Escogiste bien^^,