Seguidores

07 marzo 2013

Mi deseo, tu felicidad.


Somos cuerpos calientes de corazón, que caen en la tentación.  Quiero romper tus esquemas con movimientos lentos, morder tus labios y perder completamente la razón.  Hagamos una guerra, comprobemos quien gana en esta aventura pasional. Agarras mi pelo, posas tu mano en mi nuca y muerdes lento.  Haces que pierda la cabeza cuando tu lengua desciende por mi cuello. Tu, que sabes mi punto débil, yo que disfruto de tus manos en mi cintura que bajan y desaparecen entre mis piernas. Estas tan cerca, que mis gemidos son tu motivación y aumentas el ritmo. Besas mi cuerpo subiendo por mis pechos, te detienes en mi pezón y muerdes flojo,  tiemblo de placer. Sabes que hacer para que pueda sentir más que placer. Tus dedos juegan con mis pechos, aprietas fuerte y tu lengua está entre ellos. La mueves y te pierdes, deseas que sea otra cosa la que esté en su lugar. Subes despacio y me besas. Mi nariz juega con la tuya, mis labios se alejan de los tuyos para volver a posarse, esperando que no lo puedas evitar y me des un beso pasional.   No puedo fingir, necesito portarme mal. Sujetas mis pechos mientras estoy encima de ti, mi lengua es traviesa y juega con tu oreja, mi boca desea morder y lo hace, no puede resistirse. Mis labios húmedos se deslizan por tu cuello, y acaban recorriendo tu cuerpo.  Desabrocho tu cinturón negro, la cremallera se resiste a ser bajada pero lo conseguimos. Quiero que cuando notes mis labios disfrutes imaginando lo que puede ocurrir después. Te miro y me muerdo el labio, mis manos agarran con delicadeza tu miembro  suben y bajan, pero es el  turno de mi boca. Observo como cierras los ojos y abres la boca y me pongo nerviosa, quiero que tiembles de gusto y te vuelvas loco cuando mis labios recorren su camino hasta llegar a la cima y jugar en ella. Escucho como dices que pare y al instante tus manos en mi cintura levantándome. 

Posas mi cuerpo con suavidad en la cama, acaricias mi cara y separas mis piernas. Aprietas mi muslo y te introduces en mí, lo haces bien, lento, rápido y nuestros cuerpos empiezan a sudar, sonríes cuando me escuchas gemir, enloquezco cuando jadeas. Haces un movimiento brusco y paras, tu boca está abierta y suspiras. Tus brazos están tensos pero no dejas de mirarme, sigues penetrándome. Te mueves encima de mí, muerdo tu mano para intentar dejar de gemir, mi respiración se acelera por momentos y tú aumentas el ritmo.  Mis manos por tu espalda, mis uñas atacan y te araño la espalda, estoy llegando al orgasmo ¿y tú?


4 comentarios:

X dijo...

Muy bueno, pensaba que era de una canción pero parece que no. Muy musical y con ritmo pese a no ser un poema. :-)

atlantis2050.blogspot.com

Juan Antonio dijo...

Gracias, Jess. Muy bueno el tuyo.

Marie dijo...

Me gusta tanto como le debió gustar a ellos.

May R Ayamonte dijo...

wo, intenso, me encanto...
es que lees y recuerdas noches.
Un beso :)
May R Ayamonte