Seguidores

04 junio 2013

Poeta con labia.

A veces imagino cómo me sentiré cuando tus labios rocen los míos. Cuando tus manos se deslicen por mi cuerpo y el tiempo se detenga mientras nuestras lenguas juegan.  Dices que eres sucio, que te gusta duro, pero eres tierno, suave y dulce. Quiero sentir cosquilleos en la punta de los dedos cuando tus dientes rocen mi pezón.  Me pregunto ¿Cuánto tiempo tardaremos en arder? Segundos para que la piel sude y las bocas se humedezcan.  Soy caprichosa, quiero que tu lengua se deslice hasta llegar a mi muslo, que muerdas flojito y comprobar si es cierto que tienes una habilidad con la lengua. Agarrar fuerte y gemir despacio, quiero suplicar que pares. Señor poeta, tienes labia, y además un buen instrumento. Quiero, quiero poder consumirte lentamente, besar, lamer, morder, morderte. Quiero poder ver como cierras los ojos, abres la boca y emites el sonido más perfecto, un gemido fuerte que me enloquece. Morder mi labio cuando estas encima de mí, clavarte las uñas cuando hagas un movimiento brusco. Dejarte mi marca personal, en este crimen pasional.
Si, la serpiente se acerco a mí, me ilusiono apartándome de la razón. Mantuviste distancia hasta que viste que quise la manzana prohibida. Maldita serpiente tentando a la chica inocente de cuerpo caliente.Definitivamente caí, mordí  la manzana y no lo niego, esta deliciosa. Querido ¿Cuánto tiempo estaremos alejados? No quiero seguir imaginando, quiero sentir, sentirte. 

3 comentarios:

Juan Antonio B. dijo...

Qué bueno, Jess. Como para fiarse de los poetas.

Estás melancólica?

Juan Antonio B. dijo...

Y que lo digas. Bueno, conste que poeta vale para ambos sexos. Lo de poetisa es... un peu démodé.

Juan Antonio B. dijo...

Chica críptica.