Seguidores

20 mayo 2011

Esto es como el poker

No soy el tipo de persona que depende de alguien, en la vida he aprendido que no puedes depositar tu confianza en las personas que te rodean; nada de eso es seguro, solo tú misma, y en ocasiones ni eso.

Llamadme desconfiada si queréis, pero lo que pienso es un hecho, bueno también acepto la posibilidad de que me he cruzado en el camino con personas un tanto desagradables.

Siento que estoy defraudando a mi anterior yo, intentare explicarme, poco a poco me estoy convirtiendo en una persona que antes podía incluso hasta detestar, espero que nadie se sienta ofendido, pero el preocuparme por el futuro, las obligaciones que tengo, la nota media, el callarme una injusticia o simplemente el alejarme de un enfrentamiento es algo que nunca ha ido conmigo. Lo que ahora mismo me rodea crea en mi un sentimiento de impotencia, no por el hecho de que defraude a mi anterior yo, entiendo que todo el mundo tiene uno y que por madurar siempre decepcionen esa parte de ellos, pero por más que pienso no logro entender el comportamiento de la gente con la que me veo obligada a convivir durante 6 horas cinco días a la semana.  A veces, cuando me aburro  de dar durante un mes y medio lo mismo ya que todavía no han sabido hacerlo bien (lastima me dan los pobres empleados que se vean perjudicados porque personas con ese nivel en las nominas, se las tengan que hacer) y perdón si esto suena un poco prepotente, pero mi antiguo yo sale sin avisar cuando esta arto de estar escondido y callarse cuando intentan pisarme, digo intentan porque no voy a entrar en el juego, he aprendido que con mi carácter lo único que hago es perjudicarme, la que voy a salir perdiendo soy yo, y si tengo que callarme en determinados momentos lo haré, al fin al cabo en muchos trabajos pasa ¿no?.

Por favor, que alguien me diga que no estoy dejando de lado mis principios, que no estoy siendo una cobarde, que he aprendido a usar mi inteligencia en estos casos. No puedo evitarlo, por más que me digan, siento que uno de los principios más importantes que tenia, le estoy dejando de lado. Desde pequeña me han enseñado que jamás me deje pisar por nadie, que me defienda utilizando las armas que tenga en mis manos, como en una partida de póker, tienes que utilizar bien tus cartas en el momento exacto si quieres que la jugada sea perfecta, pues bien, estoy cansada de hacerme la tonta, de hacer como que no sé nada y hacer creer que tengo tapones invisibles que me impiden escuchar conversación infantiles y absurdas, esta bien, entrare en vuestro juego, es lo que queréis,  tengo una buena mano y estoy dispuesta a utilizarla. ¿Queréis guerra? Va a ser una partida legen-da-ria

1 comentario:

Batatiina dijo...

tienes una bonita forma de expresarte y aun nosee quien eress